Aunque llueva fuego

 

Francia 1955. Arielle Laure nació en medio de la guerra y arrastra el caos allá donde va. Su abuela intenta convertirla en la esposa perfecta, pero nada de lo que le enseña puede frenar el secreto que lleva dentro. Un secreto que acaba causando la peor de las destrucciones.
Entonces Arielle es internada en Sainte Geneviève, para su protección y la de los que la rodean. Lo último que ella espera encontrar allí es una nueva familia: que empieza con Jem y sus palabras. con Nathan y sus chistes, con Claire y su miedo. Y que acaba con ella.
Una familia que luchará por mantener cueste lo que cueste. Porque vale la pena luchar por aquello que te hace soñar con lo que siempre has temido vivir.

 

Antes de nada, desde Mundo Gamusino queremos agradecer a la editorial La Galera su colaboración con el blog y el envío del ejemplar para su reseña. La verdad es que es una historia que nos ha gustado bastante, aunque se nos ha hecho, quizá, un poco largo.
Beatriz Esteban intenta, en este libro, a través de una historia con un toque mágico, introducirnos en un mundo donde, por desgracia, todo es posible, y va a conseguir que nos desgarremos junto con la protagonista, produciendo que al final del libro tengamos muchas ganas de llorar, aunque también nos ha dejado con una muy buena sensación.
La historia de Arielle, tal y como la cuenta la autora, está llena de flashbacks, y nos va a costar un par de capítulos darnos cuenta del orden cronológico de los sucesos que nos está explicando. Pero una vez que nos acostumbramos a ellos (imprescindible para ello leer los títulos de cada capítulo), seremos capaces de continuar la historia con mucha fluidez.
Arielle es una joven que poco a poco se va dando cuenta de que puede hacer cosas que no son normales, y vivir con ello le va a costar tener una adolescencia “normal”. También es cierto que la época en la que le ha tocado vivir no es fácil para cualquier mujer que quisiera hacer algo con su vida que no fuera casarse y ser una buena ama de casa (Arielle nació en los años de la Segunda Guerra Mundial), y ha sido criada por su abuela, que no podía ser de otra manera que “chapada a la antigua”.
Poco después de que empecemos el libro, nos vamos a encontrar con un punto de inflexión muy importante que va a cambiar el rumbo de la vida de la joven, hasta el punto de que nos vamos a encontrar con dos “Arielles”, la que conocemos en el colegio internado al que tiene que asistir los dos últimos años de escolarización, y la que se reúne con su abuela cada cierto tiempo.
Al avanzar las páginas, también nos vamos a encontrar con varios personajes secundarios que van a ser determinantes para la evolución de la historia, y la madurez y desarrollo de la propia protagonista, y todos ellos van a crear un conjunto que nos va a mantener pegados a las páginas durante todo el libro, porque vamos a necesitar conocer más sobre lo que le pasa a Arielle y, sobre todo, por qué actúa como lo hace.
También nos ha gustado mucho el mensaje que quiere dar la autora con esta historia. Un mensaje que es muy importante y que está recogido en su propia nota antes del inicio de la novela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s