La venganza de Ariadna

 

Martina necesitaba huir y olvidar lo que ocurrió en la fiesta. Por eso se fugó en plena noche y acabó en ese pueblo cualquiera, lejos de la ciudad donde ya todos buscan a la chica que desapareció sin dejar rastro en el cumpleaños de su novio.
Astrid sabe que la aterrorizada joven que ha aparecido en su casa ha vivido algo muy duro, pero ¿y si con querer ayudarla no basta? Ella no es mucho mayor que la chica y sólo se encuentra allí temporalmente para terminar la novela que está escribiendo. Y en el pueblo ni siquiera es bien recibida… Al fin y al cabo, si algo teme la gente de Sabinia, es el cambio.

Este libro nos ha llamado la atención desde el momento que salió a la venta, y la verdad es que nos esperábamos algo más de él.  Cierto es que la historia nos ha gustado bastante, aunque nos ha faltado una pequeña introducción en cuanto a la situación de Astrid, algo que se va solventando a lo largo de las páginas, ya que explica poco a poco el por qué de algunas cosas.

Con Astrid no hemos conectado demasiado. No nos ha parecido muy real su forma de actuar, ya que la forma en la que afronta la nueva situación con Martina no nos parece ni muy madura ni muy sensata, teniendo en cuenta todo el revuelo que se podría causar. Además, la retratan como una chica muy madura, y al poco de llegar Martina a su casa, tiene un arrebato de preescolar.

Con Martina hemos conectado algo más, pero aún así, creemos que las cosas no se hacen de la manera que las ha hecho ella. Por supuesto que escapar siempre es la primera opción, pero hay que tener en cuenta que se ha involucrado a una persona que no conoce de nada, y que la podría haber metido en más de un problema, simplemente por no saber capaz de hacer caso a la única condición que le ha puesto Astrid.

De alguna manera, en esta historia nos hemos encontrado con un “instalove” que no era en absoluto necesario, ya que ha echado a perder toda la garra y la fuerza que podría tener esta novela, convirtiendo dos temas muy serios (y por desgracia, de actualidad) pudiendo haber construido la historia desde una perspectiva diferente y sin tanta “prisa”.

Una de las cosas que menos nos han gustado de esta historia es que han traducido el nombre propio de una de las leyendas gallegas más antiguas y más bonitas. Si tenemos en cuenta que los nombres propios no deben de traducirse… pues nos ha parecido un fallo bastante grande tanto por parte de la autora como de la editorial. Con lo bonito que es el nombre de La Santa Compaña, para que nos lo cambien…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s